Hola amig@s, ¿cómo va todo? aquí estoy un viernes más con todos vosotros y en el cual, he querido tocar un tema que toca muy hondo a ciertas personas. Pero que, sin lugar a dudas, para otras es un tabú más del que creen que no sea un dato que precise atención.

Si bien es un tema que no se toca mucho, sí está muy presente en la vida de muchas personas, muchas de ellas quizás, no se hayan dado cuenta y otras en cambio sí, pero no son capaces de reconocerlo y tomar las medidas pertinentes. De lo que hablamos es de la Dependencia Emocional.

Si a primera vista no te suena, no te preocupes pues, aquí verás de forma breve qué es y unos tips que te traigo, pero, quiero destacar que no será el único contenido al respecto que publicaré.

dependencia-emocional

Una de mis inspiraciones para hablar de este tema que a mi me tocó muy profundamente hace unos años y, que sin lugar a dudas merece la pena mencionar, ha sido Laura del blog Unlearning2Love. A la cual un poquito más adelante también tendréis el placer de conocer.

Veamos qué dice Wikipedia acerca de la Dependencia Emocional:

dependencia-emocional-wikipedia

Para ser más claros aun, y que podamos comprender con mayor precisión, digamos que la persona que siente que toda su felicidad está apoyada en una persona o pareja, es una persona totalmente dependiente emocionalmente hablando.

En estos casos, da igual que la relación se vea perjudicada desde hace unos días o meses, simplemente, la persona que es dependiente emocional, no concibe una vida sin esa persona o pareja aunque ésta, este acabando con su vida poco a poco.

Bajo ningún concepto debemos pensar que, nuestra felicidad se ve involucrada al 100% a la compañía de alguien. Piensa que, eres tú el máximo constructor de tus sentimientos, emociones. Piensa que, si no tienes esa u otras compañías TÚ eres totalmente capaz de ser feliz, sentirte bien y fuerte, pese a todo.

Y esto no creas que únicamente nos pasa a nosotras las mujeres, no. Aunque seamos vistas por la sociedad como los seres más vulnerables, esto no es indicativo de que seamos las únicas con este ”defecto temporal”. Los hombres también entran en este círculo de dependencia.

Si eres una persona dependiente emocional, quizás esto no te sea ni de mayor relevancia pues, no verás más allá de esa persona que ”afirmas necesitar”. Sí, todos tenemos personas a nuestro lado que queremos, que nos encanta pasar momentos con ellos, pero, en ocasiones estar solos también es un factor esencial y prioritario para continuar el curso de nuestras vidas.

Todo el mundo necesita momentos íntimos. No es conveniente estar siempre rodeados de ”ese alguien”. ¿Sabes? si eres una persona dependiente emocional, créeme, tanto Laura como yo, te comprendemos sobremanera, pero, por toscas que parezcamos. Queremos decirte que ”felicidades” si tú decisión es continuar siéndolo y, ‘felicidades” si tu decisión es salir de ese círculo, que de verdad, ¡vaya que si es vicioso!

Lamentablemente la única persona que puede hacer algo al respecto eres tú. Sí, podemos aconsejarte, darte mil tips, grabarte cientos de vídeos, hacerte incluso webinars sobre el tema. Pero ¿en serio crees que con eso basta?

Si piensas que sí, te vuelves a equivocar una vez más.

Sin acción no hay resultado. Y esto pasa en absolutamente TODO. No hay excepciones. Nada, nada en esta vida cae del cielo. ¿Milagros? me temo que no. Lo más parecido a un milagro es que te decidas de una vez por todas, y, comiences con ese cambio que necesitas.

Porque nadie puede saber por ti. Nadie puede crecer por ti. Nadie puede buscar por ti. Nadie puede hacer por ti lo que tú mismo debes hacer. La existencia no admite representantes. - piopialo

 

Te propongo algo, hazte esta pregunta: ¿cuánto duraré sin verle/la? si bien tanto él/ella como yo, tenemos nuestras obligaciones… Podremos estar liados lo cual, no podremos vernos quizás en días. ¿Aguantaré? Si tus respuestas son negativas, déjame decirte que te queda muchísimo que hacer.

Déjame que te comparta unos vídeos de Laura que, sinceramente, te los recomiendo encarecidamente. Sin lugar a dudas, te harán reflexionar ahora que, si no te hacen sentir nada en absoluto, lo más probable es que no sea el momento adecuado para ti o, estés en un punto en el que aun no identificó tu postura al respecto.

Vídeo 1:

Vídeo 2:

En la Dependencia Emocional, podemos encontrar muchísima información pero, sin lugar a dudas lo más común es lo que mencionamos a continuación. Claro está que, dependiendo de las consecuencias, no para todo el mundo es perfectamente igual.

No hay copias que valgan pues, recuerden que aunque tenemos similitudes reconocibles, cada persona es un mundo.

Dependencia Emocional en psicología: ésta mantiene un amplio enlace con las respuestas de aquellos a quienes se sienten profundamente ligados. Por ejemplo, para cumplir metas, prefieren cuestionar a éstos buscando respuesta, dejando de la lado la forma en que les posibilite la consecución de las mismas.

En este aspecto la necesidad del apego, del afecto constante es una codependencia emocional resultante y afectiva. Siempre que la persona dependiente se sienta satisfecha en este aspecto todo irá bien (en su visión, claro) pero en cambio, cuando se encuentra con modificaciones o, cosas que ya no le acomodan tanto, por norma lo más fácil es que actúen a la defensiva, con histeria y por supuesto, se cierren sí mismos.

También podemos encontrar la Dependencia Instrumental: cuando una persona dependiente busca ayuda de forma excesiva para la consecución de algo o todo está siendo dependiente emocional en el área más instrumental (material). Aquí suelen estar ligados materias como automóviles, viviendas, dinero… Pero en su mayoría, interpone el dinero a todas las demás. ‘Se muestra dependiente de la divisa por ejemplo’.

Ambos son indicativos de una persona dependiente emocional. Ambos, son los más habituales y, los más fáciles de identificar.

Si te aferras a necesitar a esa persona, si te aferras en necesitar dinero, entonces te estás mostrando dependiente emocionalmente hablando.

Pero, como ya he dicho, lo más factible es que tú lo veas y no seamos nosotras quienes te lo digamos. Claro que, podemos orientarte, de echo, estaremos encantadas. Pero, debes RECONOCERLO primero antes de dar cualquier otro paso.

Bien, y ahora lo que estás esperando, pero OJO, recuerda que de nada sirve que te comparta estas cosas si verdaderamente no lo usas para y por tu bien.

Una de las situaciones más ”habituales” sucede cuando, ocurre una ruptura entre parejas. Éstas, pasan un tiempo juntas, momentos variados, alegría, amargura, emociones diversas. Pero llega un punto en el que, por alguna circunstancia, algo falla. Y, por consiguiente, se da por finalizada la relación.

Esta separación genera un fuerte sentimiento de abstinencia. Asociado a el estrés, la ansiedad, y los episodios de culpabilidad.

Por ello te digo que, si eres una persona dependiente emocional, el único lugar donde está el problema es en ti, en tu persona. Tú mismo.

Por ello, en el próximo artículo os veremos con más detalle, junto a ejemplos y ejercicios: ¿Cómo superar la Dependencia Emocional? Tips básicos para hacer complemento con este. Y, además, encontraremos más sobre el tema porque Laura y yo, estaremos trayéndoos más al respecto.

Recordar que, siempre depende única y exclusivamente de ti. Pero todo lo que te compartamos es para que lo leas, comprendas, y uses a tu favor.

Y créeme cuando te digo que, puede que nuestras palabras duelan pero no tanto como el daño que te haces tú mismo siendo dependiente emocional.

Nos vemos la semana que viene con más.

¿Quieres que charlemos? Contáctame

Un abrazo,

Omayra Montes

Continúa leyendo más haciendo click aquí para ir a un artículo al azar

Pin It on Pinterest

Share This